dimecres, 15 de juliol de 2009

Copa Davis 2009 en Marbella


Hasta aquí me he acercado en la buena compañía de mi padre.
Para mí, eso ha sido lo más destacado. Una buena excusa para cambiar de ambiente, ver tenis y comer pescaito frito mientras los BMW y demás super cacharros se paseaban por las calles de Marbella.
Me ha encantado la parte antigua de la ciudad, no me ha gustado que el equipo español se desplazara en BMWs, en vez de hacerlo en un SEAT Panda tuneado. Mucho rollo con lo de la SEAT en Martorell y luego nos vamos desplazando con el coche del "enemigo".
La obra de la plaza de toros (alegoría al canto) ha sido espectacular. Díganme raro, pero mirando el cielo de la plaza, siempre veía dos gaviotas sobrevolando el corso taurino. En Marbella manda el PP... Gaviotas--PP... Posiblemente me diera una insolación. Será eso, como los partidos empezaban a las 13h (¿Buena hora para hacer deporte?)
Reportage de TVE1 al final del campeonato.
Por cierto, he tenido que ir al dermatólogo y me ha dicho que tengo una urticaria "españolista". Un poco de sol de la Costa Brava y un poco de pantumacat y listos...

Y es que, Marbella sin toritos bravos ni el amigo Torrente, no es lo mismo.