dimarts, 5 de gener de 2010

¡Ño(h)! ¡Qué Reyes!


Este año, los Reyes se anticiparon un poquito y nos enviaron a Tenerife para, entre otras cosas, regalarnos un poquito de sol y de la compañía de Carlos.
Ahora comprendo el significado de las islas afortunadas. ¡Vaya lujo de temperatura!
Despedir el año en un parque acuático y darse un bañito en la playa del Médano, no tiene precio.
Un consejillo: no vayan a Playa Paraíso y menos si les alquila el apartamento un tal Carlos...
Nosotros ya hemos disfrutado los Reyes, así que, esperamos que les traigan de todo lo que han pedido, sobre todo si lo necesitan de verdad.
Me voy a dormir, con los zapatos bien limpios en el balcón y un poquito de comida para que sus Majestades puedan reponer fuerzas.