dimecres, 23 de juny de 2010

Por las cosas que tienen mérito.

Hay veces que la licenciatura te la da la vida y la pasión por lo que haces.
Mi hermana ya la tenía desde hace mucho tiempo, por pasión, profesionalidad y por honestidad.
Ahora ya tiena la oficial, conseguida con esfuerzo y compaginándola con el trabajo y la maternidad. ¡Eso sí que tiene mérito de verdad!
¡Felicidades!
¡Se nota que estoy muy contento y orgulloso de Begoña!
Lo celebraremos, pero de momento, ahí va un regalito: