dilluns, 8 de novembre de 2010

Totalmente de acuerdo, Sr. Gabilondo.



Los del sector educativo hace tiempo que lo sufrimos.
Me alegro de que una voz respetable diga las cosas claras.
O tenemos la complicidad de las familias o esto se hunde aún más...