dimarts, 31 de maig de 2011

No son pepinos, son EuroPepinazos...

Hace unos veranos, tomando un plácido baño en la Costa Brava, se me enganchó uno en la entrepierna y me sigue mordisqueando.
Mi asesor banquero dice que de aquí a unos 28 años, se me curará.

Si ya me lo dijeron mis mayores: 
¡De los 40 para  arriba, no te mojes la barriga*!
*barriga: co@@nes.